Iglesia Evangélica de Avila

Noticias

  Gotarrendura

Fernando Martín (derecha) con la familia GarzónDurante los primeros días del pasado mes de agosto el municipio de Gotarrendura fue la estrella informativa de los principales medios de comunicación a nivel local, como Ávila Digital o Diario de Ávila. También las grandes cadenas de televisión -Canal 4 y TVE regional- y las de radio -SER- relataron, en algunas horas de máxima audiencia, el inicio de una propuesta para dinamizar una localidad que cuenta con poco más de 180 habitantes. Una familia ilusionada con su nuevo futuro, un alcalde comprometido con su tierra y el apoyo constante de la Asamblea Cristiana Bíblica de Ávila han sido elementos esenciales para conseguir que este proyecto se hiciera realidad. Y es que Gotarrendura ha aumentado en pocos días su población, no sólo de adultos, sino también de niños, y, lo que es más importante, ha abierto de nuevo las puertas de una escuela que permanecía cerrada desde 1993.





Edificando un proyecto

Dice un texto bíblico:
"Si el Señor no edificare la casa,
En vano trabajan los que la edifican;
Si el Señor no guardare la ciudad,
En vano vela la guardia"


Hace ya unos meses que el pueblo de Gotarrendura respira unos aires renovados. En sus vías se percibe el vaivén de voces diferentes, voces infantiles que contrastan con aquellas otras más vetustas. Algunas se oyen en la calle Cuesta de la Ermita, en concreto en el número 3, donde recientemente se ha construido una vivienda de titularidad municipal, pero cuyo disfrute temporal se ha cedido, en última término, a una familia de inmigrantes. Otras pocas resuenan en el aula de la escuela, antaño abierta, y, sin embargo, estos últimos años cerrada por falta de alumnos. Son varios los protagonistas de esta historia que, en muy poco tiempo, se ha convertido en un hecho noticiable.

La familia Garzón frente a su nuevo hogarLa idea original surgió en abril de 2004, cuando el alcalde de esta localidad empezó a estudiar una fórmula para hacer más dinámica una población cuyos habitantes sobrepasan, es su gran mayoría, la barrera de los 65 años. Fernando Martín -un hombre inquieto, emprendedor y con fuertes raíces abulenses- investigó con empeño sobre los requisitos mínimos para reabrir la escuela y dio "las vueltas necesarias" para conseguir de los organismos oficiales un compromiso económico y legal que avalara su proyecto. Y después, exclamó: ¡manos a la obra! ¡Y nunca mejor dicho!, porque el siguiente paso fue la construcción de una vivienda que fuera lo suficientemente cómoda para albergar una familia completa, con niños en edad escolar. La mayor parte de los fondos empleados en la construcción del inmueble han tenido su origen en las subvenciones otorgadas por el Consistorio, razón por la cual este espacio se cedió a una entidad sin ánimo de lucro y con fines de interés público. Durante quince días del mes de julio un comunicado del Boletín Oficial de la Provincia declaraba que la Asamblea Cristiana Bíblica de Ávila se ofrecía para el usufructo de la casa, ya que cumplía con los requerimientos establecidos por ley. Nadie hizo ninguna alegación pública en contra de tal iniciativa, por lo que el 27 de julio se celebró un Pleno en el Ayuntamiento de Gotarrendura en el que se llegó a los siguientes acuerdos:

"La Corporación municipal, estando presentes cuatro, de los cinco miembros, que de hecho y de derecho la integran, con el quórum previsto en los artículos 47.3 de la Ley 7/85, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local y 110 del Reglamento de Bienes de las Entidades Locales, los que supone la mayoría absoluta de sus miembros, por unanimidad acordó:

1.- Que se proceda a la cesión gratuita de uso, del bien de titularidad municipal, sito en la calle Cuesta de la Ermita número 3 de esta localidad de Gotarrendura (Ávila), a la Asamblea Cristiana Bíblica de Ávila.

2.- Que el tiempo de cesión gratuita de dicho bien tendrá una duración de cinco años.

3.- Que a tenor de lo preceptuado en el artículo 109.2 del vigente Reglamento de Bienes, se dé cuenta de este acuerdo a la Excelentísima Diputación Provincial de Ávila.

4.- Autorizar al Sr. Alcalde para la firma de cuantos documentos o compromisos sean precisos a estos fines, en uso de las atribuciones conferidas en el art. 41.12 del reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales."

Las ayudas de organismos oficiales como el Ayuntamiento, la Diputación y la Junta de Castilla y León; la actitud receptiva de una familia de bolivianos; o, el buen hacer de la Asamblea Cristiana Bíblica han contribuido en el desarrollo de este principio de dinamización del pueblo. Se han construido unas paredes físicas, se ha reabierto una escuela, se ha cumplido una ilusión y se ha levantado un proyecto. Muchos han edificado y,...,¡gracias a todos! Pero a Dios gracias por encima de todo, porque él, es el que edifica. Y, no olvidemos el versículo que encabeza este párrafo: "Si Dios no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican".

Un nuevo hogar, una nueva escuela, un nuevo canto

Dice un salmo de David:
"Puso luego en mi boca cántico nuevo,
Alabanza a nuestro Dios.
Verán esto muchos, y temerán,
Y confiarán en el Señor"


Detalle de la cocinaDesde agosto de este año Jacqueline y José Luis están encantados de su nueva situación: han estrenado trabajo y casa al mismo tiempo. Fue la Asamblea Cristiana Bíblica la que contactó con ellos en Soria y les sugirió la posibilidad de trasladarse a la población abulense. Allí, también, la Iglesia Evangélica de Ávila, les proporcionó un trabajo para mantenerse, les ayudó a regularizar su situación como extranjeros y les ofreció esta nueva casa para vivir. Ahora, el matrimonio boliviano con sus hijos puede disfrutar de cuatro habitaciones, dos cuartos de baño, un salón y una cocina totalmente amueblados. El uso de esta vivienda es gratuito, a excepción de los gastos habituales de luz o agua, entre otros, que ellos mismos tienen que pagar. Dentro de dos años, la entidad sin ánimo de lucro encargada de su administración, buscará otra familia que ocupe este inmueble, valorado en la actualidad en 113.000 euros en total, entre su continente y su contenido.

Luis José -de 10 años-, César Jonathán -de 9 años- y Ana Alba -de 15 meses- están casi más contentos que sus padres por poder asistir a una escuela donde la enseñanza es, prácticamente, personalizada. Ellos, junto con Andy Guru -un niño rumano de 9 años- y el pequeño Víctor han sido la suma perfecta para que se reabriera el centro escolar. Otros pequeños, como los hermanos Sandra y Jonatán, recibían antes sus clases en Peñalba de Ávila y este curso pueden, por fin, volver al colegio propio de la localidad. Los alumnos tienen una jornada continua de 9 a 14 horas, durante la cual realizan las clases regulares de cualquier escuela oficial. Pero, además, cuentan con actividades extraescolares como la expresión musical, algún deporte o la recuperación de tradiciones rurales. Gracias a la inmigración, la escuela de Gotarrendura permanecerá abierta hasta dentro de diez años.

Visto el resultado final de este proyecto -que, en realidad, es solamente un principio- merece la pena valorar la tenacidad y el esfuerzo de muchos. Lo cierto es que, en Gotarrendura ya se oyen "cantos nuevos". Algunos manifiestan la emoción de tener escuela en el pueblo, o, de haber cumplido el sueño de un proyecto. Y otros, expresan su felicidad con cánticos que renuevan su confianza en Dios, por haberles abierto camino en tierra extranjera.

Diálogo permanente

El 2 de agosto de este año fue el día que Fernando Martín escogió para que, los poco más de 180 habitantes de Gotarrendura, conocieran a los nuevos vecinos del municipio. Sobre una mesa redonda, el inquieto edil presentó a José Luis y Jacqueline con sus hijos a todos cuantos quisieron acudir al acto público. "Ávila Digital", "Diario de Ávila", la "SER", "CANAL 4" y "TVE", en su emisión regional, quisieron estar presentes para entrevistar a una de las familias más nombradas en los medios de comunicación durante los primeros días de agosto. Asimismo, la mesa abierta de diálogo que el Ayuntamiento celebró dentro de la IX Semana Cultural de la localidad fue un momento ideal para enumerar otras acciones de desarrollo emprendidas por un grupo de trabajo. Raúl Martín, becario de la Universidad Católica de Ávila, se encuentra en la fase inicial para digitalizar la documentación que en el municipio se trataba hasta ahora manualmente. La finalidad es la de evitar las pérdidas y asegurar la permanencia de los registros más antiguos. Por su parte, Carlos Martín, becario de la Universidad de Salamanca, ha tomado la responsabilidad de explotar los recursos locales para la proyección turística. Asesorar a los particulares para montar su propio negocio, promover el desarrollo en el ámbito local o cubrir las demandas de proyectos concretos, son otras de las propuestas que una agente de empleo presentó para llevar a la práctica en breve. Por último, pero no menos importante, una dinamizadora social es la que va a canalizar la transmisión de los conocimientos de los mayores a los más jóvenes del lugar. Se trata de que los niños conozcan la artesanía y otras tradiciones de Gotarrendura, que valoren el gran legado cultural que sus antecesores les están dejando como herencia y, por supuesto, que aprecien a los mayores como fuente de sabiduría.

Prosperidad para el pueblo

"Sean nuestros graneros llenos,
provistos de toda suerte de grano;
nuestros ganados, que se multipliquen a millares
y decenas de millares en nuestros campos;
Nuestros bueyes estén fuertes para el trabajo;
no tengamos asalto, ni que hacer salida,
ni grito de alarma en nuestras plazas.
Bienaventurado el pueblo que tiene esto;
Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es el Señor"

Salmos 144:13-15

Salón de la casaEn Gotarrendura hay cereales, hay tierras de regadío y pequeños huertos familiares. Hay ganado de diverso tipo: pollos, cerdos, ovejas, vacas. Hay campos de girasol y otros hermosos paisajes con sus amaneceres. También, este pueblo tiene una historia que nos recuerda la época de Santa Teresa de Jesús o la de la reconquista contra los árabes. En la repoblación, acuden pueblos como las antes llamadas Vascongadas, Burgos, Aragón, Cantabria o Navarra. Es en el libro de "Toponimia de Gotarrendura y Mingorria" donde se documenta que en estas tierras se asentaron vascones procedentes de la actual Navarra. Unos, debido al color del terreno, le pusieron al pueblo el nombre de "Mingorria", que quiere decir "tierra roja" en vasco arcaico. Otros, la llamaron Gotarrendura, que significa "está a la sombra", por la ubicación del pueblo debajo de la plaza. Es interesante conocer la evolución de los topónimos de la localidad; desde "Gemenendura" en 1303 hasta "Guterrendura" en 1484, llegando al nombre actual en 1493.

Perteneciente a la comarca de la Moraña, y a tan sólo 21 kilómetros de Ávila capital, el pueblo de Gotarrendura tiene mucho que contar de su historia, de su arte y de otros elementos del pasado. En la Casa Museo de Eugenio López Berrón se puede apreciar cómo vivían los antepasados de este pueblo. Las viviendas particulares muestran el tratamiento especial que se le daba a la fachada con tapial y adobe, debido a la escasez de otro material como la piedra. El estilo churrigueresco con columnas salomónicas de algunos de sus edificios monumentales evidencia que el arte tiene un pasado en esta localidad. El viajero que se acerque al municipio puede visitar el potro de herrar que, con cuatro pilares de piedra unidos entre sí, permitía eliminar la resistencia del caballo. Son entrañables las bodegas familiares excavadas en la tierra, con sus tinajas de barro decorando los laterales. Por fin, los hornos de pan y los lagares de prensa para el pisado de la uva, son visita obligada para todo aquel que se aproxime a estas tierras.

El pueblo de Gotarrendura es feliz por su historia presente y está orgulloso de su pasado. Está encantado con su arte y con su origen. Goza del buen mantenimiento de sus labrados. En sus corrales tiene provisión de vacas y de ovejas. En sus calles se respira quietud y tranquilidad. Pero, ¡quieran sus habitantes ser también bienaventurados y dichosos como aquel pueblo que reconoce que Jesucristo es su Señor!

Marta Cabañas
Biblia en linea
"Señor, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio" (Salmo 18:2)
PROVINCIA

Pueblos de Avila