Testimonios cristianos

Así me convertí

Manuel Oneto Moreno

España

Yo tuve la sensación de que Él Señor cuidaba de mi no se como pero lo sabía. Mi abuela era espiritísta y esta queria iniciarme en esa área pero algo dentro de mí decia que no; puede ser porque mi lectura favorita era el N.T. y esto de alguna manera me protegía. Creo y estoy seguro de que Él Señor siempre estuvo conmigo y de muchas cosas me libró y de esta es una de ella, de entrar en los dominios del diablo por medio de las cartas y demás. Un día el Señor puso frente a mi portal a una vecina que era creyente y ella me hablo de Él, yo lo acepté por que era lo que hacia tanto tiempo había estado busacando personas que siguierán al Señor. Empecé a asistir a los culto y ya no pude dejar de hacerlo, Él Señor entró en mi vida, pero con una salvedad de que ahora yo también lo sabía. Gloria y Honrra al Dios de todo el universo que me rescató de las garras del diablo. GRacias por los siglos de los siglos amen.

Que el Señor os bendiga.

Aracelis E. Garcia A.

República Dominicana

Dios les bendiga hermanos (as) en Cristo:

Para mi es un gran placer contarle brevemente la transformacion de mi vida, el paso de la tinieblas a la luz, lo cual solo puede hacerlo la bella y poderosa Sangre de Jesus.

Bien, con apenas 26 años tenia una vida al parecer realizada, aunque no tenia una profesion concluida en mis manos, tenia un muy buen empleo, muchos placeres, belleza corporal, educacion, un hijo, etc. El mundo era mio y solo mio, (fiestas, bailes, borracheras, amores, etc, etc, etc).

Pues llego un tiempo que no queria saber de nada ni de nadie, entonces empece a refugiarme en el alcohol, diariamente tenia que embriagarme para poder sentirme bien, a pesar de que no perdi mi responsabilidad en cuanto a mi trabajo y familia se refiere, practicamente como dirian algunos "ERA A ESCONDIDA". Una mascara que solo yo la ponia y la quitaba. Hasta que un dia en mi hogar con unas amigas tomando cerveza se me fue la mano y compre 24 unidades. Wao, dure como tres dias que no podia ni beber agua de la intoxicacion, y una noche llorando en el sofa de mi casa, porque no tenia sentido mi vida, llego ese amigo mio quien era uno de mis compinches y pude ver su cara como un angel, lo vi diferente como si resplandeciera.

Le pregunte: Y tu que tienes ahora? sonriendo se sento en el sofa y me dijo: Me he reconciliado con Dios (ya que el era descarriado) solo obtine por decirle: Si yo voy a tener eso que estoy viendo en ti me voy a convertir. Me dijo vamos a la Iglesia el viernes, y asi lo hice. Para mi sorpresa era la Iglesia a la cual mi madre asisitia por mas de 10 años.. Aleluya !! y a la cual tambien visite en varias ocasiones.. Gloria a Dios !! pues cuando llegue le dije "NO PUEDE SER" y me coloco en un estudio de jovenes, entonces me dicen que ese grupo no me pertenecia porque no era cristiana que pasara a otro que estaba al lado para darme unas doctrinas... De manera burlona tome una silla y dije, eso no es nada el proximo viernes estare aqui,,y le hice un guiño de ojo a los demas chicos,,que se rieron al igual que yo..

Pues, luego de la enseñanza llamaron a arrepentimiento y cerre mis ojos y pense en mi corazon todas las cosas que hubiese escuchado y dije dentro de mi; si realmente tu cambias entra a mi vida, toma el dominio de mi..Pues desperte cuando las personas estaban abrazandome porque hubiese aceptado al Señor.. Aleluya ! osea, yo estaba hablando..Gloria a Dios !! me asuste por un momento, pero dije luego: si tu permitiste que fuera asi es porque tu sabes lo que hace, no voy a volver atras...

Y para la Gloria de Dios hace 11 meses que le sirvo a Dios y desde el primer dia ha obrado en mi vida inigualablemente, no todo ha sido color de rosa, transformar este vaso de barro en vaso de honra es un proceso, pero Todo lo puedo en Cristo que me fortalece..

Lamentablemente, la persona que el Señor utilizo para que yo llegara a su camino hoy ha dado la espalda una vez mas a Jesucristo. Sigo orando por el para que la misericordia infinita de Jehova toque su vida una vez mas y sobre todo que no se aparte de ella...

Gracias y los amo a todos en el amor de Cristo Jesus..

Aracelis

ELIAS PELAYO REYES

España

Bueno pues, la verdad es que yo no he tenido una gran conversión de la que pueda decir que Dios me saco de la droga, el alcohol o otras cosas pero lo que si que puedo decir es que yo necesitaba (y necesito de Dios) y lo que hice es buscarle de corazon asi que le encontre. Tenia la edad de 8 años y empece a buscar a Dios por que yo qeria conocer a aquel que mis padres adoraban y yo no queria creer por que mis padres lo hiciera sino por mi mismo. Y asi es como le conocí.

fermin cruz

Estados Unidos

bueno hace algunos años cuando no conocia de Dios me gustaba andar en pandillas y me gustaba la droga estuve preso por 4 ocasiones y nada de esto pudo cambiar mi vida hasta que conoci de Dios alguien que me hablo que en Dios podria en contrar liberacion y salvacion ahora vivo muy feliz de aver sido encontrado por Dios

Sebastiana Elizabeth Cortés Alvarez

Chile

bueno yo no tengo un gran testimonio ya que desde pequeña mis papas me llevaron a la iglesia , pero acepte verdaderamente a Dios y a seguir sus mandamientos cuando tenia 14 años un dia en que mi hermana siempre me hablaba de la palabra de Dios y por primera vez me di cuenta de la grandeza y la maravilla que es para la vida del hombre , éste manual que Dios nos ha dejado para seguirlo a Él , LA BIBLIA es espectacular. un día llegue a la iglesia y me dispuse en mi corazón a seguirle a ÉL y , acepte que entrara en mi corazón y actuara en mi vida conforme a su voluntad. le estoy agradecida ya que sin Dios en mi vida no sé donde estaria en este momento , quizas estaria muerta ..... quien sabe , pero su infinita misericordia me tiene aqui .

gracias que Dios los bendiga grandemente.

Pablo Garrido Garrido

Chile

Mi conversión fue en alaño 1987. Vivía en Santiago, Chile. Soy el mayor de tres hermanos varones, de madre soltera. Por la situación económica, mi madre nos incribió en un CAD(centro de atención diurna), donde pasabamos junto a mis hermanos la mayor parte del día. Ahí conocí a un joven, con el cual hicimos una amistad producto de las actividades que relizabamos en dicho establecimiento. Comenzó a invitarme a la iglesia constantemente, un día 28 de Abril de 1987, acepte acompañarlo siempre y cuando no me "molestara" más.
Jamás imaginé que ese día comenzaría una relación nueva e importante para mí.
Fuí muy sorprendido por la recepción que tuvimos, digo tuvimos, porque mi madre al enterarse decidió acompañarme. Lo que más me impactó y por lo cual decidí seguir yendo, no fue el sermón sino el calor humano, es decir, la comunión de los hermanos.
Al año siguiente comenzó a concurrir al templo, la que terminó siendo mi esposa, Jacqueline. Con la cual nos casamos el año 1990.
Hoy tenemos tres hijos y hemos estado trabajando para Nuestro Señor, por su misericordia.

Oscar Ardaya Borja

Bolivia

Tuve la bendición de tener un papá que ya era creyente, el cual desde pequeño nos leía la Biblia, lo que despertó en nosotros sus hijos un respeto por las cosas del Señor y una moral y ética cristianas. Al pasar el tiempo, comencé a asistir a un club de niños (Oansa) cuyo énfasis es la memorización de versículos. Una noche, solo en mi habitación, le pedí al Señor que entrara a mi corazón y perdonara mis pecados. Entonces tenía 11 años y corría el año 1977. Luego de una adolescencia en rebeldía y alejado del Señor, a finales de 1985 comencé a trabajar en el negocio de un creyente fiel, con quién comencé a estudiar la Biblia después de varios años de haber abandonado las cosas del Señor. Luego, ya en 1986, motivado por este hermano comencé a asistir a la iglesia, hasta que una noche el Señor tocó mi corazón a través de la predicación de la Palabra por parte del hermano Felipe Train. A partir de allí decidí entregar mi vida al Señor, habiéndome bautizado en Septiembre de 1987 en el río Parapetí, en Camiri (Santa Cruz, Bolivia). Desde entonces he servido al Señor como maestro de Escuela Dominical, líder juvenil y predicador del Evangelio, colaborando en diferentes iglesias en el ministerio de la Palabra, paralelamente al desarrollo de mis actividades seculares (empleado bancario). Es mi anhelo seguir creciendo en el conocimiento de la Palabra a fin de que el Espíritu Santo me pueda utilizar de mejor manera en el servicio al Señor.

Miguel Mendoza Martinez

Estados Unidos

Tenia 14 años cuando hice por primera vez una oración confesando a Jesucristo como mi salvador e invitándole a morar en mi corazón (No sentí nada mas), era un adolescente que para ese entonces no había tenido malas influencias, crecí en un ambiente cristiano, con una doctrina característica de la Iglesia de Dios E.C. en la ciudad de Nogales, Sonora, México. Desde entonces comencé a participar en las actividades de mi congregación desde música (en una rondalla), pasando por grupos de drama, participando en el comité de liderazgo juvenil, en la dirección de alabanza, hasta la organización de un programa de alcance, en el cual me encuentro actualmente.
Fue a los 17 años, después de asistir tantas veces a la iglesia y después de fallarle al señor en tantas y repetidas ocasiones, cuando pase por una crisis en la cual me sentí muy mal de salud, pense que en ese momento moriría, sabia a donde iría si eso sucediera en ese instante; en ese momento clame a su misericordia y sentí su salvación, entendí que él me estaba dando una oportunidad más.
Estas son dos experiencias que he tenido en las que he sentido su mano de misericordia, las cuales me han marcado significativamente.

Tito Elvis Contreras Romero

Venezuela

Durante toda mi adolescencia lleve una vida de rebeldia contra mi madre y esto me llevo a fugarme de la casa en varias ocasiones. La ultima vez estaba decidido a no regresar mas y me aliste en el ejercito, donde fui introducido a los vicios del alcohol y el cigarrillo. Pronto comence a vivir con una mujer, a quien le hice la vida infeliz por muchos años. Bebia y fumaba mucho, y tenia un caracter muy violento; por lo cual no fueron pocas las ocasiones que llegue a mi casa ensangrentado, producto de peleas en lugares de juegos y apuestas. Los vicios me producian cada dia mas problemas y los problemas me llevaban a su vez a los vicios, tratando de escapar de ellos. En marzo de 1997, casi me matan en dos ocasiones en la misma semana en peleas callejeras. Estaba tan lesionado que pense que no podria caminar mas. Una tia me dijo: "Tu sabes adonde te conduce este camino y sabes que es lo unico que te puede sacar de el". Ese dia tome la resolucion de ir a una iglesia cercana a mi casa y se lo comente a mi esposa, quien por supuesto no me creyo, ya que habia perdido toda confianza en mi, llegando al punto de haber pensado en el divorcio. El siguiente sabado volvi a beber y me involucre en una pelea, llegue a casa en la madrugada y ella me dijo: "Te das cuenta que tu ya no tienes remedio". En la mañana me levante y le dije que fueramos a la iglesia y me dijo que no, porque yo tenia mucho maliento a alcohol y una mano rota. Sin embargo, la convenci, fuimos y nos gusto la iglesia. A la cuarta semana de asistir, ambos pasamos adelante para pedirle a Cristo que entrara en nuestras vidas. Esa tarde uno de mis "amigos" me fue a buscar para jugar pool y la dije que no podia porque ese dia habia tomado la mejor decision de mi vida y no iba a ser el mismo de antes. Se fue molesto diciendo que los evangelicos me habian lavado el cerebro, y en ese momento fue cuando me di cuenta que durante las cuatro semanas yo no habia fumado ni bebido, pero sin habermelo propuesto, simplemente hubo como un "vacio" del cual no recuerdo nada. En ese momento entre a la casa y se lo comente a mi esposa, quien me dijo no haberse dado cuenta tampoco. Alli, nos arrodillamos los dos a darle gracias al Señor, y yo le dije que si el habia permitido ese milagro en mi vida, el iba a ayudarnos a salir adelante en cualquier circunstancia. Hoy en dia, casi siete años despues, estoy sirviendole como misionero a tiempo completo con una organizacion que se llama Global Missions Fellowship, porque se que hay muchas personas en el mundo que estan viviendo lo que yo vivi y solo Cristo puede cambiar sus vidas.

Silvia Alejandra Cayo

Argentina

Tenía 15 años cuando una amiga mía me habló del Señor. Mi vida anteriormente era como la de cualquier chica moralista que deseaba ser religiosa cuando fuera más grande. Una de las cosas que , a pesar de considerarme "buena", temía era a la muerte, ya que no sabía si las cosas que hacía alcanzarían para conformar a la persona de Dios. Por las dudas rezaba todas las noches, para intentar convencerlo de que no era tan mala.
Mi amiga, cuando fui a visitarla, después de un año de no verla, lo primero que me dijo fue que si me moría me iba a ir al infierno. Esto desarmó toda la estructura que tenía y motivó a que le preguntara por qué decía eso. Ella me dijo que las obras no limpiaban lo malo que hacía, que el pecado me separaba de Dios y me llevaba a la condenaciòn eterna. Lo único que podía limpiar mi corazón y darme la Salvación era reconocer que yo era pecadora, que el Señor Jesús pagó el precio de mi salvación y pedirle perdòn e invitarle a vivir en mi corazón. A partir de ese momento, experimenté la paz que proviene de Dios. Desde entonces, no le tengo más miedo a la muerte, ya que sé que es sólo un paso para estar eternamente con mi Señor, porque soy su hija como lo dice Juan 1:12.




Biblia en linea
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6)
PROVINCIA

Pueblos de Avila