Testimonios cristianos

Así me convertí

Dana Vila

Estados Unidos

Nací con un defecto en mi corazón que me provocaba cansancio, malestar y varias complicaciones más. Crecí limitada por eso y siempre pensando que tal vez no podría tener hijos. Me operaron a los 16 años pero la operación no salió como esperaban y me dijeron que me tendrían que volver a operar. Gracias a Dios encontré un buen hombre, me casé y tuvimos un hijo hermoso y no tuve mayor complicación, pero muy pronto mi relación con mi esposo se terminó y yo me encontraba totalmente perdida en mi vida. Pero un día decidí ir a una iglesia me inundó el llanto confesé al señor mis pecados y le entregué a él mi vida. Pronto mi relación con mi esposo se restauró y hace poco el doctor me dijo que mi corazón está totalmente reparado. Mi vida no es perfecta pero el señor ha hecho grandes cosas en mi y tengo fe que seguirá trabajando en mi. Gloria a Dios, cualquier cosa El la puede cambiar y todo lo puede restaurar.

Jose Dolores Colchado Añazco

Perú

Me llamo Jose Dolores Colchado Añazco, fue a la edad de 20 años que mi vecina Rosario Gonzales,(20 años también) me invito a una fiesta y me llevo a una reunión de Jóvenes de la Primera Iglesia Evangélica Bautista de Lima, celebraban los cumpleaños de todos los jóvenes en mes de marzo 1980. Vi algo muy diferente en esa fiesta de los jóvenes bautistas, ellos mismo tenían otra manera de hablar y tratarse. Como era un activo católico y ayudaba en las misas, sentí que no debía ser traidor a mi religión. Pero otra vez mi amiga me invito a un jueves de oración y estudio bíblico, fui con ella y el pastor Carlos Garcia dio un estudio de Colosenses 3:1-17 y me hizo ver (después entendí que era el Espíritu Santo ) que era un buen catolico, pero no tenia las características de un cristiano, que busca las cosas de arriba. Esa noche nos invitaron a una campaña Evangelista con pastor Ruddy Hernandez de la Iglesia Bautista en Texas, EEUU, recuerdo que desde e domingo 09 de Marzo al 16 de 1980 cada noche salia al frente para recibir a Cristo y seguirle. Desde el domingo 09 había un gozo de saber que era salvo, santo, que Dios mismo en Cristo vino a salvarme. El viernes 14 de Marzo 80, me aconsejo un hermano Jose Rodriguez y me pregunto Jose porque sales cada noche a entregarte a Cristo. Y le respondí: "Es que la Palabra de Dios es tan dulce, su llamado que no puedo quedarme sentado al escuchar el llamado de Cristo en su Palabra. Luego me explico que no era necesario y que debía empezar las clases de nuevos creyentes mi maestro fue Juan Rojas. Así el domingo 17 de Agosto del mismo año(1980), luego de pedir mi bautismo, fui bautizado por el Pastor Carlos Garcia Garcia y seguimos un discipulado. Después de mucha oración y lucha conmigo mismo en Febrero de 1982 la Iglesia y el pastor Carlos Garcia me recomendaron para estudiar Teologia en el Seminario Teologico Bautista del Perú,(hoy de Trujillo) de la Convención Evangélica bautista del Perú. Deje a mis hermanos y padre, mis estudios, renuncie a todo, para internarme en el Seminario y por la gracia de Dios desde esa fecha Dios me ha usado como pastor en tres Iglesias Bautistas y hoy sigo su llamado y ver a muchas personas que no solo son Salvas, sino que he recomendado a varios discípulos para que estudien en el Seminario y algunos están como pastores y sirven a Cristo. Otros tristemente los veo en el mundo o en otras sectas falsas,pero no me desaliento....sigo a mi Maestro, Dios, Señor y UNICO SALVADOR JESUCRISTO. Hace años que escucho "A través de la Biblia" en HSJB radio en el siglo pasado y después en radios evangélicas en Lima, Trujillo. Gracias por su ministerio amados hermanos. Es por la gracia de Dios, que Dios me escogió desde antes de la fundación del mundo, recién me entere en mis 20 años y a los 22 entendí que me había escogido para ser pastor, hoy en las primera dos décadas del siglo XXI en mis 60 años Colchado Rojas me apoyan en la obra misionera levantando mas Iglesias bautistas acá en Trujillo, Perú. ¡GLORIA A DIOS! Hechos 20:24

Orlando Gregorio Hernandez

Colombia

Crecí en una familia disfuncional, con una madre llena de dolor a causa de tanta violencia vivida durante su vida; soy el menor de 4 hermanos, un hijo no planeado y no deseado. Mi madre se habia separado de mi padre por el maltrato que éste le daba; eramos supremamente pobres por lo que hubo carencias de todo. Fuí victima de todo tipo de abusos por diferentes personas, entre ellas mi padrastro quien me odiaba sin razón alguna, mi madre me marcó con una frase terrible que me dijo en uno de sus momentos de ira y descontrol "Maldita sea la hora en que parí semejante porquería como usted"; esto me trajo terribles consecuencias en mi vida personal y social; crecí lleno de dolor y odio por mí y por las mujeres. Total aprendí a ser un hipócrita delante de Dios. Me volví un mendigo de amor, un idolatra, un simulador. Pero... sufrí un transtorno depresivo mayor, esquizofrenía y bipolarismo aunado a una conducta suicida con más de 10 intentos de suicidio; estuve hospitalizado por varios infartos al punto que el cardiólogo le dijo a mis familiares que ya no podían hacer nada porque mi cerebro estaba ordenando a mi corazón parar; es decir yo mismo me estaba matando. Salí del hospital duré un año postrado en una cama con seguimiento medico y psicológico, tomando tantos medicamentos que mi pastillero era una bandeja enorme; pero un día en horas de la tarde me fui al baño, allí vacié el pastillero al inodoro, de rodillas inundado en lagrimas clamé a Dios por perdón, me humillé delante de Dios, reconocí mi condición delante de Dios, y acepte a Jesucristo como mi único y suficiente salvador personal; salí corriendo a buscar de Dios. Dios me ha levantado y aunque estoy privado de la libertad por un delito que no cometí no dejo de confiar en Dios; trabajo en la resocialización de muchas personas privadas de la libertad en la Emisora Interna del Complejo Penitenciario y Carcelario de Bogotá. Confio plenamente en Dios y se que Él me dará la victoria. Todos los días canto: "Mi trabajo es creer y caminar bajo la fe y el de Dios es
Hacerlo el tiene poder". Además Dios me dió el privilegio de coliderar una congregación dentro del patio 5 de la estructura una de este Complejo carcelario. Muchas Bendiciones.

Juanita Suarez

Colombia

Dios les bendiga a todos los seguidores de escuela biblica, soy una joven de 26 años naci en Bogota Colombia en una familia Catolica me infundieron el creer en Dios pero viviamos en desobediencia , cuando era pequeña oraba en las noches sin saber que era guiada por el Espiritu Santo y lloraba y no entendia porque asi crecia mi relacion con Dios. Pero cuando cumpli 16 vine a los EE.UU todo cambio mis actitudes eran de rebeldia, me sentia sola y deprimida y empece a buscar el amor en los hombres , Nada serio solo salidas para sentirme bien. Hasta que cumpli 18 y me enamore de un hombre mayor que yo tuvimos una relacion corta pero para mi era lo mas importante en ese momento , el quizo terminar la relacion y yo quede debastada. Mi mente solo esperaba una depresion pero ahi llego mi Rey mi Señor a rescatarme asisti a dos cultos uno en una iglesia y otro en una diferente por que ni sabia que hacer queria buscar ayuda ese domingo porque tenia tanta necesidad; cuando llegue a casa el Espiritu Santo me hizo ponerme de rodillas lei la palabra y empece a orar. En ese momento Jesus me dijo que yo estaba en pecado de fornicacion que eso no era lo que el queria para mi que yo era su princesa, solte en llanto y El Espiritu Santo me guio a hacer la oracion de Fe , me arrpenti de mis pecados y desde ese dia senti el Gozo de la salvancion. Jesus cambio mi vida y ahora yo quiero vivir solo para El.
Cambio mi casa mi mami fue la primera en nacer de nuevo despues yo y mi hermana y asi El Señor va añadiendo ,creo que el salvara toda mi familia. Pues El Vive. Y para el no hay nada imposible.

Orlando Gregorio Hernandez

Colombia

UNA DOLOROSA DESPEDIDA
Eran las 06:35 de la mañana del 02 de mayo de 2013; una madrugada fría aunque con matices amarillos y azules que hacían prever que el día en el sur de Bogotá sería caluroso; la noche anterior había sido tranquila para mí.
Estuve trabajando en la oficina de control interno disciplinario de un hospital colaborándole a una amiga con el archivo y sistematización de unos documentos. Salí como a las 04:30 de la madrugada, llegué a eso de las 05:40 a la casa donde mi madre vivía en arriendo, ella estaba en sus quehaceres diarios preparando un delicioso desayuno de familia humilde (Chocolate en agua acompañado de un pan de $200) como lo somos nosotros; luego de desayunar tomé el teléfono celular y le marqué a quien en ese momento consideraba mi amada esposa: Ludy, con quien después de convivir 11 años en unión libre decidimos por obediencia a Dios contraer matrimonio el 29 de junio de 2011; tenemos 3 maravillosos hijos, para ese momento Joel tenía 3 meses de edad, Jonathan 12 años y Andrés 13 años.
Siguiendo el hilo de ese fatídico 02 de mayo, luego de comunicarme con mi amada esposa acordamos encontrarnos en la entrada principal del barrio, Hacienda los Molinos, a fin de desayunar juntos ya que Andrés y Jonathan habían tomado la ruta escolar como costumbre. Alas 06:35 am, cuando me encontré con mi amada esposa en la calle 49 con carrera 5F esquina; Ludy traía en un cochecito cubierto con el plástico protector a mi precioso hijito Joel, quien venía jugando con sus manitas, cuando retiré el protector del cochecito, le hablé, abrió sus enormes ojos color negro aún más y me sonrió; lo saqué del cochecito envuelto en su cobijita azul, mientras lo arrunchaba, le plantaba un tierno besito en sus mejillitas, era un momento absolutamente sublime y maravilloso, el más hermoso momento que pueda vivir un padre a quien Dios le ha concedido un precioso regalo planeado y deseado. Mientras tanto Ludy con una mano sostenía el cochecito y con la otra rodeaba mi cintura, continuamos caminando por la destapada calle que nos conduciría hasta la casa donde vivía mi madre.
De repente escuche una voz detrás de nosotros que me llamaba enérgicamente - ¿Orlando Gregorio Hernández?- preguntó la inquietante voz; giré mi rostro para ver quien me llamaba, en segundos observé de arriba abajo a un hombre alto, delgado de tez blanca, cabello corto, ojos pequeños, cejas semipobladas y labios delgados; vestía una camisa de manga larga y cuello, el color de la camisa era de cuadros blancos y rojizos, jeans y botas negras; en la mano derecha portaba una pistola, no sé de qué calibre, pero pude observar cuando la desaseguró, fueron segundos de angustia; reaccioné protegiendo a Joel contra mi pecho, giré mi cuerpo rápidamente hacia el otro lado; a mi mente llegaron los recuerdos de todos los intentos fallidos que habían hecho algunos mal llamados grupos de limpieza social por asesinarme, para callar la voz de quien defendía los derechos de los más vulnerables en el sur de esta convulsionada urbe; desesperadamente tomé a Ludy también para protegerla con mi cuerpo, cuando al otro lado detallé a una mujer de estatura baja, cabello semiondulado de color negro y facciones delicadas; entre su chaqueta la cual llevaba abierta hasta la mitad, frente a su pecho, pude identificar un documento con el logo de la Fiscalía General de la Nación, tenía mi fotografía y huellas dactilares con un título que decía: Orden de Captura. Por increíble que parezca sentí un gran alivio, los funcionarios se identificaron, me pidieron respetuosamente una requisa a la cual accedí sin resistencia aún con el niño en mis brazos; me leyeron los derechos del capturado mientras Ludy observaba con sus ojos llenos de llanto. Mi hermoso Joel miraba con mucha atención aquello.
El funcionario pidió que le entregara el bebé a mi esposa junto con mi billetera y las cosas de valor que portara, así lo hice; me subieron a un vehículo, la funcionaria judicial le permitió a Ludy subir con nuestro niño quien me sonrió como diciéndome tranquilo, lo abracé, nos miramos fijamente, de repente mi esposa empezó a temblar, a llorar al tiempo que bombardeaba con preguntas a los funcionarios del CTI y a mí; a medida que yo le entregaba cada una de mis pertenencias aumentaba su llanto; hasta ese momento yo controlé mis lágrimas pero… cuando me quité la argolla matrimonial sentí que con ello se iba algo más que una joya material. El ambiente ya estaba bastante cargado de drama, pero faltaba lo peor…
Tomé a mi amado hijo Joel para entregárselo a mi esposa, en ese instante él soltó el grito más desgarrador que yo haya escuchado, lloró de una manera tan dolorosa que aún ese recuerdo taladra mi cerebro, metió una de sus manitas en mi ropa aferrándose al cuello de mi camiseta tan duro que la funcionaría tuvo que abrir su manita para no lastimarlo, besé a mi esposa y a mi nené profundamente, fue un beso desesperado y amargo que aún duele recordarlo; salieron del vehículo Ludy con mi precioso hijo Joel, el funcionario del CTI cerró la puerta, la otra funcionaria puso en marcha el vehículo; mientras nos alejábamos miraba a mis amados seres por la ventana trasera de este, el llanto de dolor de mi hijito fue el presagio de lo que sucedería ¡porque los niños presienten!, y en esta dolorosa despedida mi hijo presintió el inicio de un tortuoso secuestro de la injusticia colombiana y el final de un hogar feliz.

Johana Lorena Angulo Silva

Argentina

Jesús, con su infinito amor me hizo verlo, y desde entonces no dejo de pensar en las cosas que son de Dios. Después me enteré de una enfermedad causado por mis malas decisiones. Ahora me encuentro entre idas y venidas, camino en este nuevo aprender.

Jose Ramirez

República Dominicana

Nací en un hogar donde mis padres vivían de la hechicería, pero había una Biblia en una mesita donde ponían la vela y todos los días la leía, hasta que encontré unos versículos que hablaban que los idólatras no entran al reino de los cielos. Le pregunté a mis padres y les dije que lo que hacíamos estaba mal, eso provocó que entrara a mi habitación y hiciera una oración diciéndole a Jesús que entrara a mi corazón y que pudiera orar como Pedro oró por el cojo en la puerta de la hermosa y que pudiera llegar a quemar los altares que había en mi casa y así lo hice y mis padres se convirtieron y después 2 hermanas mías y comencé una iglesia con mi familia siendo nuevo creyente y después un pastor nos adoctrinó y ahora, después de unos años soy pastor de una iglesia en la República dominicana. att José Ramirez.

Ernesto Ruiz Amaro

México

Desde que yo era niño asistía al templo, fui niño en la iglesia, cuando yo llegué a la edad de 11 años yo sentía que en mi vida me faltaba algo. Yo dentro de mí decía, yo voy al templo, yo participo, creo que con eso me voy al cielo, yo tenia miedo a la muerte, yo decía:¿ a donde iré cuando muera, al infierno o al cielo?. Como decía, mi vida desde niño fue estar en el templo, pero con eso no me ganaba el cielo, fue en el mes de marzo del año 2012, yo tenia 11 años de edad, fue en un servicio de domingo, cuando se hizo el llamamiento al altar, yo pasé, pero me levanté rápido fui a tocar la batería, en ese momento que estaba tocando la batería veía a los hermanos como estaban en el altar llorando y estaban en bendición, dentro de mi algo decía pasa, yo me resistía, hubo un momento en el que dije "no puedo más voy a pasar ", cuando doblo mis rodillas, no me podía contener estaba llorando en mí vida sentía un cambio, fue algo muy hermoso, algo inexplicable, cuando yo me levanto del altar seguía llorando, yo veía el templo de otro color, lo miraba mas alumbrado, todo lo miraba diferente, en ese momento comprendí que Jesús había entrado en mi vida.

Gersion Xhavari

Albania

Al principio yo era parte de la fe musulmana y era pequeño mientras yo estaba orando y haciendo los cultos de ellos, pues dentro de mi sentía algo que no me dejaba tranquilo, era nuestro Dios que no quería que yo cayera en esta oscuridad. El me dio su mano, me salvó, me rescató, me habló, aseguró personas y una iglesia para mi, me habló en muchas maneras, cambió mi ser. Antes yo era musulmán y ahora soy cristiano, tengo 6 anos de ser .En todo este tiempo Dios lo usó para su obra y ahora me dio la oportunidad de plantar una iglesia, ser parte de ella, servir allá y además me llevó a la escuela bíblica, en la cual estoy aprendiendo muchísimas cosas nuevas sobre Dios.

Francisco Morales Cavazos

México

Fue hace 12 años cuando recibí por primera vez en mi corazón a mi señor Jesús, yo en ese tiempo vivía en el mundo de las drogas, mi matrimonio se había quebrado, perdí mi trabajo, y estaba sumergido en ese mundo de tinieblas. Dios me dio la oportunidad de conseguir otro trabajo en el cual y actualmente ya llevo 13 años trabajando. Aquí conocí a mi jefe inmediato que era pastor de una iglesia cristiana. El me invitó y yo asistí , ahí aprendí muchas cosas... ahí empece a conocer mas a Dios.. mi Señor me sacó de ese mundo de perdición. Yo solo jamás iba a poder dejar las drogas..y mi Dios me saco de ahí... 2 años estuve asistiendo a la congregación, después volvía a caer, ya no en las drogas, pero si en el alcohol, ya no era digno de estar en su presencia. seguía leyendo la biblia, pero el enemigo ponía tentaciones en mi vida, las cuales era difícil de vencer, anduve rodando en la vida, hoy, he vuelto acercarme a mi Dios,,hoy estoy con el.. he venido a pedirle su perdón, y que me haga fuerte, porque quiero ser un instrumento para el, quiero aprender de su palabra para predicarla a los que la necesitan, decirles que hay un Dios que nos da salvación, paz y felicidad,,es por eso que hoy estoy aquí aprendiendo de uds. y conocer mas de DIOS..




Biblia en linea
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6)
PROVINCIA

Pueblos de Avila