Testimonios cristianos

Así me convertí

Hugo Daniel Laynez Ixcoy

Guatemala

Por medio del pecado y los vicios, Jesús me dio otra segunda oportunidad, donde casi conocí la muerte, fue tan duro para mi poder pasar por un proceso tan duro, pero por amor a Dios hoy sigo de pie.

Martha Cuervo

Colombia

En mi hogar el Señor llegó a casa a través de uno de mis hermanos mayores , cuando yo tenía como 9 años, mis padres se convirtieron y así se llevó nuestras vidas , hasta que cada uno seguimos un camino diferente. De 10 hijos , llegamos a los pies de Cristo a la fecha 8. Recibí el bautismo a los 15, pero nací de nuevo a las 22 años. Sin saberlo, a los 19 años viví en yugo desigual , en un infierno, hoy acabo de enviudar y puedo decir que después de 40 años de oración , los últimos 4 años , mi esposo sufrió una trombosis y 3 ACV, quedó discapacitado y el 28 de julio de 2.020 pasó a la presencia del Señor. Confesó al Señor como su Salvador y se bautizó. Para la Gloria de Dios , tenemos un testimonio de vivencias horrorosas, pero al final Dios obró de forma milagrosa. Ya viuda, con más ahínco serviré a mi Creador, llevando las Buenas Nuevas a dónde me indique mi Señor y Dios.
La Gloria y Honra sea para Dios-

Myriam Aravena

Chile

Tengo tanto por contar, pero es demasiado así que voy a resumir.
Yo ya estaba casada y mi matrimonio estaba muy mal. Y mi esposo quería divorciarse porque habíamos conocido a una bruja que supuestamente nos ayudaría para sacar el mal, pero mi matrimonio no tenía solución. Cuando un día, mientras mi esposo estaba hospitalizado, y yo en casa, llegó mi suegra, sin saber que ella vendría a visitarnos y nos dice "ustedes dejaron que entrara el mal en su casa ", me puse de rodillas oré a mi Señor que me perdonara con mucha angustia ya que iba a cumplir 2 años en el mal, así que decidí por gracia y misericordia de mi Señor sacar fuera todos los falsos dioses que tenía en nuestra casa, mientras en el hospital a la misma hora, mi esposo tenía un encuentro con nuestro Señor, vio una serie de Jesús y se conmovió en espíritu y comenzó a llorar. Pasando 2 días le dieron el alta y fuimos ese mismo día a dar gracias a Dios por habernos perdonado y haber liberado esas cadenas que nos condenaban a la perdición, y hoy somos muy felices como matrimonio junto a nuestros hijos, Él nos sacó las vendas de nuestros ojos y hoy han pasado 3 años de ese hermoso encuentro. Estoy muy agradecida de mi Señor porque ahora puedo ver la luz, es mi Cristo quien me sostiene. En este tiempo de pandemia como familia nos hemos aferrado a mi Señor educando a nuestros hijos y cambiando nuestra manera de vivir, lo que antes te gustaba mucho hacer hoy ya no es tan importante. También agradezco a mi Señor de poder conocer a los hermanos de España de la Escuela Bíblica, ya que hoy nos congregarnos con ellos por zoom, y es de mucha bendición para nosotros. Que nuestro Señor Jesucristo les bendiga grandemente y puedan encontrar a su verdadero Padre celestial nuestro creador.

Paula Pérez

Alemania

Nací en una familia cristiana, siempre asistíamos a los cultos de los domingos. Una vez tuvimos de invitados a nuestra iglesia los Gedeones y entregaron Nuevos Testamentos, yo tenía 6 años y recibí uno. Al final de este NT está el plan de salvación, recuerdo haberle preguntado a mi papá que significaba este plan de salvación, él me lo explicó y decidí tomar la decisión de seguir a Cristo.
Agradezco la bondad y amor de nuestro Señor Jesucristo que me llamó a temprana edad, le alabo y dejo constancia de su poder transformador en las personas que le reciben en su corazón.

Evelyn Porras

Panamá

Hace dos años acepté al señor como el único que me llena todas la áreas de mi vida.

Cenobio Zamora Cruz

México

Me crié dentro de un hogar cristiano , al paso del tiempo fui dejando a un lado las enseñanzas de mi madre debido a que mis amistades de escuela y después del trabajo, sin saberlo, me sumergían en un mundo completamente falso. En mis etapa de adolescente conocí a quien hoy es mi esposa, una hermosa chica cristiana a quien solía acompañarle cada domingo a los servicios religiosos , indudablemente creía en Dios, pero tal vez de una manera tibia , al paso del tiempo nos casamos y procreamos 5 hijos 3 niñas y 2 dos varones, mi vida pasó con mas altas que bajas debido a que tuve buenos empleos sin saber de antemano que esto era una gran bendición de Dios y no méritos propios , así pasó el tiempo, el mundo me arrastró a la forma de vivir del mismo, fui como me inducí a las bebidas alcohólicas y al consumo ocasionalmente de drogas, esto llevó a que mi matrimonio se deteriorara y la relación con mi esposa fuera de mal en peor por mi forma de conducta , por mi trabajo conocí mucha gente que a diario trataba entre ellos, conocí a una señora que siempre me hablaba de la palabra, yo solamente me dedicaba a escucharla por cortesía , pero llego el dia que entre en tribulación a causa de mi modo de vivir yo ya estaba desesperado y sin salida, una noche clamé a Dios y le pedí que me ayudara porque era yo su hijo que no me dejara de su mano, porque yo no podía mas,acudí por voluntad propia con la señora nuevamente y me recibió en su negocio con mucho gusto , le dije lo mal que me sentía a causa de ese gran vacío que traía dentro de mi , que me ayudara a encontrarme con Dios para entregarle mi vida, le comenté que quería ser bautizado que era mi mas grande anhelo en ese momento me dijo que su hermano tendria una campaña de bautismo en la próxima semana le dije que yo queria ir pero no estaba preparado en conocimiento, misma palabras que le dije al Pastor ya que en ese momento me contactó via telefónica , y el me habló de ese bello pasaje de Felipe y el eunuco Hechos 8.26-39 ese hermoso pasaje me dio grandes esperanzas .
Hoy, después de ese 20 de mayo del 2018 en que fui bautizado mi vida fue tomando otro giro tuve muchas adversidades y golpes , he recuperado el cariño de mi esposa e hijos El Señor me dio un lugar para congregarme y una hermosa familia en Cristo que siempre me apoyó con sus oraciones . Hoy El Señor me ha dado un corazón de carne , vivo feliz con la paz de Jesucristo en mi vida estoy preparándome para servirle a donde el quiera llevarme como obrero de su palabra.
Lo he reconocido como mi único Salvador y creo firmemente en su promesa de vida eterna.
Toda la honra y toda la Gloria sea para El y su nombre sea alabado en todos los confines del universo.

Karen Romaña

Colombia

Crecí en una familia disfuncional, donde frecuentemente había actos de violencia intrafamiliar, mis padres eran ausentes presentes. Recuerdo que desde muy pequeña comencé a luchar con la masturbación y la pornografía, sin embargo sentía mucha culpa y una sensación constante de insatisfacción con la vida, no le encontraba sentido. Luego de que mi familia vivió una situación muy complicada con un vecino caí en una gran depresión, tenía 11 años, tenía un cuaderno donde escribía maneras para suicidarme. Mi madre era muy sobreprotectora, no me dejaba tener amigos hombres, eso contribuyó a que viera a los hombres como insiginificantes y poco interesantes. Sufrí de bullying en el colegio. Para los dos últimos años del colegio mis padres me cambiaron a un colegio de chicas y comencé a generar atracción por mujeres de mi mismo sexo. Solía ir a la iglesia y preguntar a los sacerdotes si la homosexual era algo normal, si Dios la aceptaba y demás. Asombrosamente en aquellos días de mi vida donde el deseo de aprobación me hundía y me hacía sentir tan mal conmigo misma recuerdo que solía subir a la terraza de mi casa y hablar a Dios, no sabía si me escuchaba, pero quería expresarle cómo me sentía, creía que mi vida era un total fracaso, nada me salía bien. Al entrar a la universidad quise comenzar a consumir drogas, beber alcohol e ir a fiestas,era muy raro porque en mi corazón había una convicción de que ésos excesos jamás podrían llenarme. Un día en la U mientras estudiaba escribí en la barra de Youtube "Música cristiana" y escuché Un largo viaje de Marcela Gándara. Comencé a llorar, no entendía la razón, pero había un deseo profundo en mi corazón de acercame a Dios, al semestre siguiente comencé a ir a un grupo del movimiento CRU en las universidades y por primera vez me sentí amada sin haber hecho algo previo para lograrlo. Aunque mi madre se oponía a que fuera a la iglesia un día en la noche fui y aquel día de Octubre de 2015 le entregué mi vida a Jesús. Me siento muy privilegia porque Él me eligió, me amó, me formó en el vientre de mi madre y siempre estuvo y ha estado ahí aún en los momentos más difíciles de mi vida. Conocer a Jesús de forma íntima transformó completamente mi vida, llenó mi corazón, lo sanó y restauró. Doy gracias a Dios por salvarme y aún porque he visto su gloria y amor derramado en la vida de mi familia, confío en que será restaurada y que mis padres y hermanos conocerán a Jesús.

Mateo Valdés Galindo

México

Mi familia (papá cristiano), mamá no, 11 hijos 5 mayores que yo 5 menores que yo, tenía yo como 11 años cuando mi madre nos abandonó fue ahí cuando empezó algo horrible en mi vida ya que los que se decían mis amigos me empezaron a lastimar física y emocionalmente. Después yo me salí de mi hogar para ir a buscar a mi madre, fui a parar a la central camionera de Saltillo, Coahuila, empecé a vivir en los camiones descompuestos y abandonados, ahí me alimentaba de la comida que tiraba la gente o de la que dejaban en los restaurantes. Mi vida se empezó a llenar de rencor y de odio. Yo no entendía porque me pasaba eso sí sólo era un niño, entonces a los 12 años, me dieron a tomar alcohol de 96 grados con coca. Me sentí tan bien que me empecé a refugiar en las drogas y empecé a probar los solventes como el tinner y el Resistol 5000. Después de un par de años empecé a consumir psicotrópicos, unas pastillas que les decían roche 2 miligramos lo normal era que la partiremos en cuatro partes o por lo mucho en dos pero yo me la tomaba entera para los que yo ya tenía como 15 años y ya me emborrachaba con tequila Cuervo y la revolvía con las pastillas. Empecé a hacer maldades y a robar para el vicio, después encontré a mi madre que vivía con otro hombre y empecé a vivir con ella y ahí fue un Calvario para ella porque le causé muchos problemas, eso me llevó a la cárcel muchas veces, las mismas que mi madre iba a sacarme y cuando me decía que me portara bien yo le echaba la culpa a ella, diciéndole que ella era la culpable por haberme abandonado de niño. Yo seguí sumergido en las drogas, ya a los 17 años empecé a probar la marihuana pero no me gustó, me fui más por la cocaína, pero como no me gustaba inhalarla porque se tiraba o se desperdiciaba mejor me la inyectaba disolviéndola en agua, pero al poco tiempo fue insuficiente después conocí otra droga líquida que se llama novain pero lo mismo al poco tiempo fue insuficiente, llegué al grado de revolver la cocaína con el novain y me la inyectaba. Para ese entonces me empecé a acordar de aquellos que me lastimaron, e hice una lista y empecé ajustarle cuentas de a uno por uno, era tanto el rencor y la amargura que había en mi vida. Recuerdo que cuando mi madre me pedía que cambiará yo le gritaba y la hacía sufrir, eso a mí me daba una satisfacción extraña, pero lo raro era que cuando estaba en las Tapias lloraba por lo que le hacía. También recuerdo que cuando tenía como 20 años me peleé con uno de mis hermanos menores, él traía un cable de grabadora y al girarlo me reventó un ojo, eso puso mi autoestima por los suelos ya que mi apariencia era un joven talla 28, pelo chino hasta los hombros. los aretes en la oreja izquierda, sin dientes frontales, cicatrices en el cuerpo. camisa de tirantes. pantalón de mezclilla roto de las piernas y las rodillas, un tenis Converse color guindo y el otro azul, ese era yo. Recuerdo que por él día 12 de octubre de 1990 una familia que se apellida García Cerecero empezaron a predicar de Cristo y a repartir literatura, fue ahí cuando ese día hicieron una reunión en un terreno baldío y mi madre asistió para pedir que oraran por mí, cabe mencionar que mi padre siempre me daba consejos y me decía que me acercara a Dios pero yo no le hacía caso pero todo estaba a punto de cambiar ya que las oraciones de mi padre y el clamor de mi madre tocaron el corazón de Dios y fue ahí cuando empezó una transformación en mi vida, porque entonces el 15 de octubre de 1990 como a las 10 de la noche , al escuchar más golpes metálicos me asomé y vi que estaban levantando una carpa, pensé que eran unas personas que les decían húngaros que pasaban películas en las colonias y pensé que era una buena oportunidad para ir a robar algo en los autos, yo vivía en una segunda planta en un cuarto que nos prestaba mi hermana con techo de lámina .De repente empecé a sentir un calor en la planta de mis pies, que fue subiendo por mis piernas por mi pecho y cuando iba llegando a mi cuello pensé que era la reacción de la droga y que iba a morir. Cuando ese calor me tapó por completo perdí la noción del tiempo, cuando reaccioné mi cuerpo estaba temblando y de mis ojos salían chorros de lágrimas, les prometo que nunca he visto tanta agua salir de un cuerpo porque tenía mi playera mojada incluso mis pantalones y hasta el piso estaba mojado lo maravilloso de todo esto es que ya no sentía la soledad y la amargura pero de mis ojos no dejaba de salir agua fue cuando me dirigía hacia un pedazo de espejo que tenía en la pared y cuando vi lo que había en ese espejo empecé a vomitar era mi imagen y no me reconocía en ese mismo instante me di cuenta que Dios me estaba transformando, lavando mi interior de tanto pecado, pasaron unos minutos ya empecé a escuchar unas alabanzas maravillosas que decían Sólo Dios hace al hombre feliz. Comencé a bajar las escaleras sin importar si estaban los policías afuera, ya que tenía muchos problemas y varias demandas por lesiones y robo, llegué hasta la carpa y estaba llena de gente, gente a la cual yo había golpeado, robado, ofendido, llegué y me recargué en un poste sin dejar de llorar cuando hicieron el llamado si alguien quería aceptar a Cristo Jesús como su Salvador yo me despedí del poste y empecé a avanzar hacia la tarima, un hombre que ahora sé que se llama Valente me dijo " pásele lo invitamos ", pero luego me confesó que lo hizo con miedo, por mi apariencia. Yo solamente le contesté "Sí, ya vengo " seguí avanzando hasta llegar al púlpito improvisado, caí de rodillas y un evangelista llamado Luis Vázquez oro por mí y acepté a Cristo cómo mi salvador. En la actualidad soy líder de varones en mi iglesia, que se llama la Roca el pastor es Tony García Cerecero.
En otra oportunidad les contaré cómo Dios restauró la familia de mis padres, vivieron juntos hasta que mi padre murió en marzo del 2013, en mayo del 2015 asesinaron a mi hermano menor, iba a cumplir 40 años, en el mes de enero del 2017 falleció mi madre y en julio del 2017 falleció mi hermana mayor, también les confieso que tengo familiares drogadictos y les pido que oren por mi familia pero ahora con toda confianza puedo decir lo que dice romanos capítulo 8 versículos 35 al 39 "GRACIAS DIOS POR TU AMOR Y TU MISERICORDIA "

Rodrigo Arana

Ecuador

Yo recibí a Cristo una vez y me aparté, ahí comenzó a trabajar Dios conmigo. Un día me agaché y no pude levantarme, me hice una resonancia magnética y me dijeron que tenía un tumor y solo la operación me quitaba el dolor y además después de la operación quedaría en silla de ruedas. Me reconcilié con Cristo y le dije: Señor tú eres el médico, tú en la cruz te llevaste todas las enfermedades, yo sé que tú me sanaste hoy, y así fue, hoy estoy sano, no tengo el tumor ya son 5 años que estoy sirviendo a Dios. Me utiliza en la alabanza.

Alejandra Romo

Estados Unidos

Me convertí el año 1999, cuando el Espíritu Santo me tocó en un Retiro de Mujeres, al instante dejé las drogas y el alcohol y la vida mundana.




Biblia en linea
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6)
PROVINCIA

Pueblos de Avila